Traducir la página

lunes, 5 de agosto de 2019

Regalo de Cumpleaños (Parte 2 de 2)


Yo me sentía morir, por segundos se me nublaba la vista, mientras Magda se vestía con las ropas negras para mi entierro.
Pero no tenía miedo, porque en el cuerpo de mi nieto allí estaba mi padre abrazándome amorosamente en esos últimos instantes. Pero ¿Dónde estaba mi madre? Con mis últimas fuerzas me froté los ojos para confirmar que lo que estaba viendo. En uno de los espejos del vestidor podía ver el reflejo de mi madre, aunque no pudiera verla en el vestidor. Seguí mirando el espejo y vi como el espíritu de mi mamá se acercaba a Magda, alargaba su brazo y la tocaba. Contemplé como el cuerpo de Magda empezó a agitarse y a temblar mientras el espíritu de mi madre poco a poco se iba disolviendo dentro de la carne mortal de Magda.
De pronto, el cuerpo de Magda se derrumbó y al igual que había hecho cuando tenía 5 años me abalancé sobre ella con mi último aliento. Mi padre se acercó y me volvió a acariciar el pelo, mientras tanto, las manos frías de Magda recogieron las mías, las acercaron a sus labios y las besaron. Con una sonrisa como sólo la había tenido mi madre, me dijo: “Soy tu madre, Juan, y ha llegado el momento de entregarte tu regalo de cumpleaños”.
Justo en ese instante fallecí, y mi alma escapó de mi cuerpo y en ese momento mi madre puso las manos en la misma postura que tenía cuando llevó la tarta de mi quinto cumpleaños y cerrando los dedos recogió mi espíritu moribundo.
Mi madre con la voz melodioso me dijo: Tú no lo sabes, pero Magda está embarazado”
Noté como mi alma se filtraba dentro de Magda, hasta el interior de su vientre, y se filtró en el cuerpo de mi biznieto aún no nacido que en ese momento comenzó a respirar.
Aún me faltan siete meses y medio para nacer y soy feliz porque volveré a vivir con mis padres que habían muerto hace décadas y que iban a volver a ser mis progenitores. Seré feliz porque ellos siempre me han querido y cuando nazca esperaré impacientemente a que mi madre me entregue el regalo de mi quinto cumpleaños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En este blog no se moderan los comentarios, salvo que sean maleducados o faltones.
Recuerda que siempre es preferible una crítica negativa pero sencilla que una falsa y halagadora.
Se libre de opinar como quieras y gracias por comentar.