Traducir la página

domingo, 21 de julio de 2019

Yo era carmen Sanz (Parte 2 de 2)

Extrañada miré el número de teléfono asociado a la cuenta de WhatsApp y me asusté de verdad cuando descubrí que ese número de teléfono era el que llevaba casi un lustro usando, porque era el mío. Activé mi móvil e intenté hacer una llamada de prueba. El celular no funcionaba, me daba error. Acudí a la sede local de la compañía telefónica y me dijeron que yo misma había solicitado un duplicado de la tarjeta sim y por tanto habían desactivado la original. Les dije que “yo no lo había hecho que anularan la copia” y me respondieron que no podían hacerlo porque la tarjeta se había activado, recibía llamadas y estaba funcionando perfectamente, que probara a contratar un número de celular nuevo. No me quedó otro remedio que comprar una nueva línea
Al día siguiente, la nueva “carmencita sanz” publicó su tercera cap de la saga: En ella el usuario de una página web se hacía pasar por la administradora de una web y llamaba por teléfono y enviaba correos a los contactos de la anterior dueña.
Esto empezaba a ser insoportable. Para que no pudiera conocer mi IP entré a un cibercafé y accedí a mi blog con el nick “en_la_sala_de_mander” y le envié un mensaje a “carmencita sanz” en el la avisaba de que “iba a avisar a la Guardia Civil de delitos cibernéticos para denunciar un caso de robo de personalidad”
Él escribió en mi pantalla un JAJAJAJA con letras mayúscula y dijo que “la página era suya y que él era la administradora desde hacía muchos años y que sabía quién se escondía detrás del nick “en_la_sala_de_mander”y que me iba a denunciar por acoso.”
No podía soportarlo. Me sentía mareada, desorientada por la tensión. Desesperada apagué el ordenador y salí del local. Seguramente estaba muy enferma porque no reconocía la calle, ni el cybercafé del que había salido. Necesitaba relajarme, así que volví a entrar al ciber café y volví a conectar con mi blog. Intenté ingresar de nuevo a mi blog, pero esta vez no pude, el nick “en_la_sala_de_mander” había sido baneado por la administradora. Pero sí que me permitió leer un mensaje privado de “carmencita sanz” en el que explicaba que “me había denunciado a la fiscalía de delitos de género por acoso sexual” Sentí que me subía la tensión y me mareé de nuevo, perdí la noción de tiempo y del espacio durante unos minutos. Cuando me tranquilicé me dediqué a investigar el blog para intentar encontrar alguna vulnerabilidad que me permitiera el acceso, no encontré nada, pero algo me volvió a asustar. Los mensajes de la nueva “carmencita sanz” aparecían como publicados desde Granada (España). Era extraño, porque la localización la decide el servidor de forma automática sin que pueda influir el usuario. Así que miré el único mensaje que había escrito como “en_la_sala_de_mander” y sucedió lo que me esperaba, figuraba como publicado desde México DF.
Me sentía enferma, me dolía la cabeza, tenía ganas de vomitar y además me había puesto a llorar. Entonces sonó mi nuevo celular. El número era muy extraño porque comenzaba por (+34) la clave para llamadas a España desde el extranjero, el resto de números eran los de mi tarjeta sim perdida. descolgué y pude oír mi propia voz que me decía: “Ahora soy Carmen Sanz y es la vida que quiero, si prometes no molestarme nunca más y aceptar tu nueva personalidad cerraré el blog y no le haré daño a tu familia” Estaba atrapada, no tenía escapatoria, sólo me quedaba reducir los daños a la gente que aún me quería. “lo prometo” respondí y una vez me asusté porque no reconocía la voz que salía por mi boca. Miré mi reflejo en la pantalla del ordenador y era la de un hombre de mas de 60 años, con la cara llena de arrugas y un gran bigote negro sobre su boca.
Esto sucedió hace 3 años. Desde entonces he cumplido mi promesa, no quiero que esa loca haga daño a mis padres o a mis hermanos. Pero he sabido que hace unos meses, la ladrona de mi cuerpo y mi vida ha abierto un nuevo blog. Ya no es la niña “carmencita sanz” ahora es la mujer “carmen sanz” y su blog tiene cientos de visitas y decenas de contactos nuevos. Todos ellos son unos pobres ignorantes que desconocen lo que ese diablo es capaz de hacerles, porque Carmen Sanz puede robarles el cuerpo y la vida por simple placer malsano. Ojalá sirva de algo este aviso y cierren esa página y la policía detenga a Carmen Sanz de Granada (España)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En este blog no se moderan los comentarios, salvo que sean maleducados o faltones.
Recuerda que siempre es preferible una crítica negativa pero sencilla que una falsa y halagadora.
Se libre de opinar como quieras y gracias por comentar.