Traducir la página

sábado, 1 de junio de 2019

Herencia de Brujas (1 de 2)

 
Es bien sabido que el cuerpo femenino está mucho más dotado para sentir la magia que el masculino. Pero entre todas las mujeres tan sólo las auténticas brujas son capaces de usar la magia menor y únicamente las princesas del aquelarre tienen el poder para usar la magia mayor. Y entre todas las princesas solo existe una Reina, la poderosa Xania. Todas las brujas la temen y la veneran, porque nadie es capaz de igualar su poder y durante siglos había impuesto su voluntad.

Sin embargo, Xania nació en un cuerpo masculino, sin poderes, ni habilidad para controlar la magia. Pero era hijo de la antigua reina del aquelarre y su madre quería ayudarle, quería cederle parte de su inmenso potencial para que su hijo, hombre y débil, pudiera defenderse en un mundo de brujas. El día de difuntos se reunieron en al palacio de las brujas y allí le dijo: “Escúchame, hijo mío, la sangre es la vida y es el camino del alma para controlar la energía de un cuerpo. Si vives mi sangre podrás controlar parte de mis poderes, pero nunca serás tan poderoso como yo porque eres hombre” diciendo esto con sus propias uñas se cortó en las venas del brazo izquierdo. “Ven y aliméntate de mi porque esto es mi sangre que es derramada para tu salvación” Y Xania cogió el brazo de su madre y comenzó a beber su sangre. Sintió como su cuerpo se llenaba de energía y poder, pero todo lo que tomaba ni siquiera era una gota en el mar de energía de la reina. - “Ya basta” dijo su madre. - “Madre, ¿recuerdas que dijiste que la sangre es el camino? - Sí, respondió ella. - Pues yo he encontrado el camino de nuestras almas. Y apretó mas profundamente sus dientes contra el brazo de la reina, pero esta vez utilizó los poderes que había tomado a su madre para impulsar su alma por las venas de su madre hasta llegar a su corazón donde encontró el alma adormecida y amorosa de su madre y la expulsó de su cuerpo. Sorprendida, la reina abrió sus ojos y se vio a si misma sonriendo y su cuerpo controlado por su hijo. – Tu cuerpo es maravilloso, madre. Cuanto poder, cuanta energía. Apuesto a que podría arrancarte la cabeza con tan clickear los dedos. Y los clickeó. El cuello se estiró como una goma hasta que con un chasquido de huesos rotos se separó de sus hombros. En su nuevo cuerpo, Xania sabía que la única forma de impedir que el alma de una bruja se reencarnara en un ser poderoso era atrapar la cabeza, donde reside la consciencia en una prisión de cristal y esconderla para siempre. Y así lo hizo Xania, encerró la cabeza de su antiguo cuerpo con los recuerdos en un frasco de cristal de diamante y lo escondió para siempre en el palacio de las brujas. Xania, que ahora tenía el cuerpo de la reina del aquelarre ordenó al resto de las brujas que nunca más volvieran al palacio y usó sus nuevos poderes para maldecirlo y que nadie con posibilidad de usar lamagia pudiera encontrar el frasco y para que nunca más en la historia ningún ser humanoque no fuera la reina del aquelarre , pudiera entrar en el edificio.
Y Xania utilizó durante siglos el poder de la sangre para asentar su reinado. Cuando aparecía alguna bruja lo suficientemente fuerte para ser una amenaza, ella la secuestraba y le robaba sus poderes y conocimientos bebiendo su sangre. Más tarde aprendió a robar la juventud y la belleza. Así se convirtió en la bruja más bella y poderosa de la historia, con una juventud eterna y posiblemente el ser mas poderoso que nunca haya existido.
Y aquí es donde comienza mi historia. Yo soy igual que Xania cuando nació. Soy un hombre sin poderes y soy hijo de la reina del aquelarre. En realidad, soy una abominación, mi madre se quedó embarazada de un macho cabrío en una de sus orgías sexuales. Pero no quiso abortarme y le faltó valor para matarme porque no quería enfadar al macho cabrío. Así que me parió en el palacio de las brujas, donde ningún ser humano podía entrar y me abandonó para que me comieran las ratas y me devoraran los lobos. Pero soy hijo de la bruja mas poderosa y pude sobrevivir durante años comiéndome a esas mismas ratas y siendo amamantado por las lobas salvajes hasta que llegué a ser un hombre. Mi madre supo de mi existencia por medio de la magia negra y ordenó que me buscaran y me mataran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En este blog no se moderan los comentarios, salvo que sean maleducados o faltones.
Recuerda que siempre es preferible una crítica negativa pero sencilla que una falsa y halagadora.
Se libre de opinar como quieras y gracias por comentar.