Traducir la página

viernes, 10 de mayo de 2019

Sensaciones Extremas

Carlo había cumplido su palabra, yo estaba cruzando el país en su moto. Sintiendo la euforia que produce la adrenalina que corre por mis venas cuando acelero a más de 120 Km por hora o la sensación de libertad cuando duermo en la carretera o desayuno en tugurios de mala muerte. Son vivencias únicas e incomparables. Son sensaciones por las que merece la pena morir o matar.
Carlo me había prometido un viaje en moto que nunca olvidaría.
Y lo había cumplido.
Me había hablado de lo sexy que iba a estar vestida en cuero negro. Que no me preocupara por no saber manejar la moto, que yo iba a ser su pasajera y él me iba a convertir en una persona nueva. Alguien con la suficiente confianza para actuar con fuerza y voluntad  y a quien todos temerían.
24 horas antes
La noche anterior debería haber dormido con Carlo, pero no lo hice porque estuvimos follando hasta el amanecer. Fue una sesión de sexo bestial. Carlo es una fiera salvaje y es incapaz de hacer el amor de otra forma. Le gustan las experiencias extremas y peligrosas e intenta que su compañera disfrute del placer a través del dolor que él le causa
Me dijo: “Vístete con algo sexy, hoy comienza el viaje y quiero que sientas las miradas de admiración de los hombres sobre tu cuerpo” Así lo hice y después marché al aparcamiento donde Carlo guardaba su moto. De Carlo podía esperarme cualquier cosa, pero esta vez me sorprendió más que nunca. Estaba desnudo subido a su moto. La montaba de la misma forma que me montó a mí la noche anterior. “¿vas a hacer el viaje en pelotas, o solamente quieres volver a excitarme?” le pregunté sonriendo. “No, no voy a viajar desnudo y si, si quiero excitarte porque me voy a vestir con tu piel para este viaje” Mientras decía eso, el cuerpo de Carlo se fue diluyendo en una nube de humo blanco que flotaba sobre la moto. Lentamente la nube se desplazó hasta rodearme y se fue filtrando por los poros de mi piel hasta que se introdujo por completo dentro de mi cuerpo. Quise gritar, huir, pero no podía, era incapaz de mover mis piernas o mi boca. De repente noté como mis manos apretaban mis pechos hasta hacerme gritar de placer doloroso. “Te dije que te iba a excitar y lo estoy haciendo. Sé que esto te gusta” Y me gustaba, notaba como palpitaba de placer mi cuerpo. No necesité responder, porque lo hizo Carlo con mi voz “Es maravilloso, nunca imaginé que las mujeres pudieran gozar de una forma tan sublime” “Ahora toca lo mejor. Vamos a gozar de la velocidad y el riesgo. Y lo voy a hacer sin peligro a mi propio cuerpo. Si tenemos un accidente tú serás la que se quede paralítica o se mate. Y yo volveré a mi cuerpo intacto. Disfruta del viaje. Jamás volverás a sentir nada parecido”
Carlo volvió a montar en la moto. Yo notaba el sillín entre mis piernas y la vibración del motor atravesando mi espina dorsal. Arrancó la moto y aceleró 80-100-120-140-160 Km/hora. Mi pelo volaba detrás de mi espalda y el cuero apretaba contra mis pechos y mi coño. Y Carlo aceleraba y aceleraba. Estaba arriesgando mi vida, yo no confiaba en él, pero no quería que parara. Era la mejor sensación que había tenido en mi vida. Era mejor que el polvo de la noche anterior. Y Marco seguía acelerando y acelerando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En este blog no se moderan los comentarios, salvo que sean maleducados o faltones.
Recuerda que siempre es preferible una crítica negativa pero sencilla que una falsa y halagadora.
Se libre de opinar como quieras y gracias por comentar.