Traducir la página

domingo, 5 de mayo de 2019

Madre orgullosa

La admiro. Es capaz de abrirme la puerta y mantener la calma.
Ya hace una semana que la chantajeé para cambiar de cuerpo conmigo y parece que se está adaptando muy bien a su nuevo cuerpo, a su nuevo sexo, a su nueva edad y a su nueva servidumbre.
Era una buena madre, capaz de hacer cualquier cosa por su hija. Incluso regalar su cuerpo, su fortuna y su vida a la persona que raptó a su hija. La amenacé con torturar y matar a Laura si no cambiaba de cuerpos conmigo. Y demostró lo mucho que quiere a su hija aceptando casi de inmediato. Ahora tiene mi cuerpo y mi antiguo trabajo, simplemente me abre la puerta y me lleva las maletas.
Y yo soy la gran señora y la madre de Laura. Con su cuerpo me llegaron sentimientos nuevos. Como los que noté esta mañana cuando llegué con la policía al lugar donde un criminal había ocultado a mi hija. Jamás había vivido algo tan maravilloso como el momento en el que mi nueva hija se me abrazó llorosa y yo la consolé. Fue algo increíble, tengo una hija maravillosa, jamás haría nada contra ella y daría la vida para poder cuidarla. Y voy a protegerla denunciando al portero que fue quien la raptó. Así nunca podrá intentar recuperar su cuerpo y separarme de mi hija.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En este blog no se moderan los comentarios, salvo que sean maleducados o faltones.
Recuerda que siempre es preferible una crítica negativa pero sencilla que una falsa y halagadora.
Se libre de opinar como quieras y gracias por comentar.