Traducir la página

domingo, 5 de mayo de 2019

El Espejo del cambio de Almas

Cuando Laura se miró en el espejo noté como si un vendaval recogiera mi alma de su prisión en el cristal, atravesara el cristal y me depositara al otro lado del espejo en el cuerpo de Laura.
Y así había sucedido.
Cuando recobré las fuerzas y los sentidos contemplé mi nuevo reflejo y en el cristal pude ver como Laura luchaba por liberarse de la prisión de almas que era ese espejo mágico. Mientras tanto, yo, en el cuerpo de Laura sonreía y disfrutaba de las extrañas sensaciones que me mandaba este cuerpo tan joven y tan bello que en esos momentos ya era mi propio cuerpo.
Yo había comprado ese espejo para robar el cuerpo de Laura y se lo había ofrecido como un regalo, sabiendo que ella lo aceptaría y lo colocaría en el tocador de su dormitorio. También me había arriesgado a quedarme prisionero para siempre en su cristal para conseguir mi deseo ser joven, guapa y mujer.
Ahora lo había conseguido y disfrutaba viendo la agonía y el pánico de Laura mientras observaba a su antiguo cuerpo moviéndose por mi voluntad
Nadie la iba a ayudar. Yo no lo iba a permitir. Este cuerpo ahora era mío y lo iba a ser para siempre. Disfrutando con el rozar de la falda en mis rodillas desnudas y el click-clack de los tacones de Laura en el suelo, marché a por un martillo. Iba a romper en mil pedazos ese espejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En este blog no se moderan los comentarios, salvo que sean maleducados o faltones.
Recuerda que siempre es preferible una crítica negativa pero sencilla que una falsa y halagadora.
Se libre de opinar como quieras y gracias por comentar.