Traducir la página

viernes, 10 de mayo de 2019

Cálculos para un Pacto

Aún podía tirar la copa y huir. Podía vaciarla y pedir ayuda. Pero no lo iba a hacer.
El chantaje era abominable. Mark estaba aprovechándose de mis problemas económicos para robar mi cuerpo y mi vida.

Hace tan sólo una semana, Mark me ofreció intercambiar nuestros cuerpos. Lo único que tenía que hacer era beber una copa de champagne mezclada con la “droga del cambio” mientras él tomaba otra copa con la misma mezcla. De esa forma intercambiaríamos nuestros cuerpos. Yo estaría en el cuerpo anciano de Mark, pero, a cambio, tendría acceso a su fortuna y a sus cuentas bancarias y él estaría en mi cuerpo joven y bello y podría comenzar una nueva vida.

No soy la rubia tonta que él se imagina. No me va a engañar, soy más lista que él.
El sabor era horrible, noté mareos y nauseas, no pude soportar el malestar y dejé caer la copa al suelo. Sin fuerzas doblé las rodillas y cerré los ojos. Esperé unos segundos y los volví a abrir, de nuevo estaba en pie con la copa en la mano, subido en los tacones de Laura y mirando a mi viejo y patético cuerpo arrodillado en el suelo frente a mí. Lo había conseguido, había cambiado de cuerpo con Laura.
El canalla ha cambiado de cuerpo conmigo. La sensación es horrible. Este cuerpo es muy viejo, me duelen los huesos y la vista me falla. Estoy en el suelo y miro a mi antiguo cuerpo sonreír con satisfacción. Me cuesta trabajo levantarme, el cuerpo de Mark tiene muy pocas fuerzas. Pero lo hago. Es el momento de llevar a cabo mi plan.

Intentando no mostrar mi intranquilidad grito el nombre de mi novio. Luca abrió la puerta con una gran patada y entró a la habitación. Le cuento que ya hemos realizado el cambio de cuerpo. Que soy Laura y estoy atrapada en el cuerpo de Mark. Le pido que detenga a Mark antes de que intente escapar. Mi estancia en este cuerpo decrépito iba a durar tan sólo unos días. Hasta que yo pudiera vaciar las cuentas bancarias de Mark, llevar el dinero a lugar seguro y entonces volver a usar las drogas del cambio para regresar a mi antiguo cuerpo y disfrutar junto a mi novio de una vida lujosa y sin problemas económicas. Sonreí pensando en lo bien que habían ido mis planes cuando le pedí a Luca que agarrara a mi antiguo cuerpo y lo encadenara hasta que pudiera volver a estar en él.
Luca se acercó lentamente. Tenía un aspecto terrible. Un hombre de poco más de 30 años con el cuerpo de un atleta y la mirada de un asesino. Me agarró con el brazo izquierdo y tirando con fuerza me acercó hacia él, puso su mano derecha sobre mi nuca y abrió la boca terrible en un gesto de morderme.

Entonces me besó. Era el beso más intenso y satisfactorio que me habían dado en toda mi vida. Era mi primer beso como mujer. Durante un par de minutos jugué con la lengua de Luca en mi boca e intercambié su saliva con la mía. Después separé mis nuevos labios de los suyos y miré detenidamente a Laura en mi cuerpo. La veía temblar de miedo, estaba claro que ella no entendía nada. “Ayer pacté con Luca. Tú nunca le has dado lo que él quería. Yo se lo voy a dar todo. Le voy a enseñar a disfrutar los placeres prohibidos.

Por el dinero, no te preocupes, hace tiempo que no hay propiedades a nombre de Mark, todo está en paraísos fiscales y sólo yo conozco los números de cuenta y las contraseñas. Si Luca quiere disfrutar de los lujos de mi dinero tendrá que ser mi fiel esposo y un amante obediente”
No sabía que decir. Me quedé congelada en este cuerpo torpe, viejo y cansado, mientras veía como mi viejo cuerpo volvía a besar a Luca. Quería gritar, llorar, pedir auxilio, pero sabía que todo era inútil. Había perdido mi cuerpo, mi vida y a mi amante, para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En este blog no se moderan los comentarios, salvo que sean maleducados o faltones.
Recuerda que siempre es preferible una crítica negativa pero sencilla que una falsa y halagadora.
Se libre de opinar como quieras y gracias por comentar.