Traducir la página

sábado, 18 de mayo de 2019

Amor y Venganza

Cuando entré a la habitación, noté el olor a basura en descomposición. Era tan repugnante y tuve que taparme la nariz y la boca para soportar las arcadas que me producían. Poco hubiera cambiado si hubiera vomitado todo mi almuerzo allí mismo, el suelo estaba cubierto de un líquido amarillo verdoso mezclado con sangre que me llegaba hasta los tobillos.
Pero al menos se había cumplido mi venganza. Hacía dos semanas dese que Clara rompió nuestro noviazgo y tan sólo una semana después ya tenía nuevo novio y se paseaba sonriendo por delante de mi casa. Pero yo quería venganza y sabía como logarla. Era la gran ironía del destino, porque era la misma Clara quien me presentó a messier Biruni, un famoso mago y alquimista capaz de los mayores prodigios y del que me hice amigo. En sus incontables décadas de prácticas oscuras, Biruni había adquirido todo tipo de extraños aparatos mágicos y entre ellos estaba la “Costume Gun”, un arma fabulosa capaz de convertir a un cuerpo humano en una piel que podría usarse como disfraz para robar una identidad y una vida. Hablé con messier Biruni y lo convencí de que usara la “Costume Gun” para ayudarme en mi venganza.
Pocas horas después, Biruni había cumplido su promesa, y en esa apestosa habitación depositada sobre un sofá estaba la piel de Clara esperando a que yo la vistiera para robarle su cuerpo, su vida y, después de ser ella, matar a su nuevo amante. Me acerqué al sofá chapoteando en los inmundos líquidos del suelo y agarré la piel de Clara. Aunque hacía horas que había sido disparada con la “Costume Gun” aún estaba caliente y flexible. Me desnudé e introduje mis pies dentro de los de ella, luego introduje mi polla dentro del hueco que debería ser el coño de Clara, subí su piel por mi tronco y sentí sus tetas en mi pecho, mi cuello se adaptó perfectamente al suyo y acerqué la cara de Clara a mi boca y la basé en los labios. “Es el último paso” dije en voz alta, aunque nadie podía oírme. Me pareció escuchar un murmullo que me decía que aún no, que siendo Clara me esperaba el gran beso del amor. E introduje mi cabeza dentro de la bellísima máscara que hacía tan sólo la cabeza de Clara.
Inmediatamente noté un dolor agudo que me subía por la columna y se extendía por los huesos, luego se fue ampliando a mis músculos y a cada una de las células de mi cuerpo. Era insoportable. Mi estructura física estaba moviéndose, cambiando y derritiéndose. Entonces escuché mi propia voz que sonaba desde dentro de la máscara de Clara. Messier Biruni me había avisado que harías esto, que querías matarme, que querías robarme mi cuerpo y mi vida porque he dejado de desearte. Ya tengo otro amante y ese amante es messier Biruni, el hombre mas sabio y mas poderoso que he conocido Y el único con poder suficiente para controlar los efectos de la “Costume Gun”, por eso preparó el arma para que no cumpliera tus propósitos y satisficieran los míos  Noté como mis huesos, mis venas, mi carne se adaptaban a la piel de Clara, creando un nuevo cuerpo y derritiendo lo sobrante que era expulsado por el coño de Clara como una fuente pútrida de grasa líquida del mismo color que los detritos del suelo. Con ellos se iba mezclando lo que había sido mi cuerpo y poco a poco fue creciendo hasta llegarme a las rodillas.
De nuevo escuché la voz de Clara saliendo de mi propia boca: “Relájate y no te dolerá tanto. Pronto todo habrá acabado. Yo volveré a tener mi cuerpo y mi vida. Tú te convertirás en cieno que se tragará la alcantarilla y messier Biruni volverá a recuperar a su novia que soy yo”
Intenté responder, pero no pude, ya no controlaba mi cuerpo que poco a poco iba menguando entre los orines y la mierda que no paraba de expulsar. Rápidamente iba perdiendo los sentidos, ya no podía ver nada, pero al menos podía oír y lo último que escuché fueron unos pasos chapoteando en el suelo que se acercaron a mi cuerpo, me acariciaron la cara y me dieron un maravilloso beso de amor en la boca que inmediatamente reconocí como procedente de messier Biruni. Justo en ese instante dejé de escuchar y de sentir.

1 comentario:

  1. En serio tienes una manera de escribir poco común pero porque este blog no esta en la lista de karina

    ResponderEliminar

En este blog no se moderan los comentarios, salvo que sean maleducados o faltones.
Recuerda que siempre es preferible una crítica negativa pero sencilla que una falsa y halagadora.
Se libre de opinar como quieras y gracias por comentar.