Traducir la página

miércoles, 10 de abril de 2019

Mejorando mi Vida 1ª PARTE (3 de 3)






9
EI desfile fue maravilloso.
Yo era uno de los ángeles de "Victoria's Secret" y además cerraba el desfile. Me sentía como una diosa a punto de volar sobre los espectadores con unas alas gigantescas en mi espalda y con unos zapatos de tacón gigantescos que casi me hacían flotar sobre el suelo. Desfile, sonreí y disfruté viendo |a envidia en la mirada delas mujeres e| deseo en los ojos de los hombres.
Este era mi futuro, este era mi destino, ser Ia mujer más bella del mundo y Io iba a vivir por completo y sin freno. Definitivamente había pasado Ia prueba con sobresaliente.
10
Tras finalizar el desfile y volver al hotel me encontré con decenas de periodistas. Todos querían una foto mía o que simplemente les dedicara unas palabras. Tras el triunfo del desfile me sentía generosa y les permití estar a mi lado, mirarme a los ojos e incluso tocarme. En esos momentos era una diosa benevolente y generosa.
Los periodistas me decían que este era sin duda mi mejor pasarela y que nunca había estado tan guapa y seductora.
Agradecí sus palabras y sacando una pequeña máquina de mi bolso hice un par de fotos para recordar el momento en que supe que el mundo era mío que y que ya nadie dudaría que yo era la única e inimitable Karolina Kurkova.
11
El trabajo de modelo era incluso mejor de lo que esperaba.  No me importaba el dinero que ganaba, que era muchísimo, porque disfrutaba realmente haciendo lo que hacía. Sabía que este trabajo era el sueño de cientos de millones de mujeres en el mundo y que sólo apenas unos cientos lo logran y que menos de los dedos de una mano logran llegar a ser Top-Model.
Y aquí estaba yo, una persona que había nacido hombre siendo uno de esos dedos de la mano y una de las mujeres más felices y satisfechas del planeta.
12
Tras un mes viviendo Ia vida de glamour y lujo que debía pertenecer ala auténtica karoIina Kurkova me acordé un día de la mujer que había sido mi esposa y que me había traicionado divorciándose de mi y llevándose a mis hijos.
Debía vengarme y ahora tenía un cuerpo con el que podría destrozar su matrimonio y hacerle comer Ia misma mierda que me había hecho tragar a mí.
Era e| momento dela venganza y yo me iba a vengar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En este blog no se moderan los comentarios, salvo que sean maleducados o faltones.
Recuerda que siempre es preferible una crítica negativa pero sencilla que una falsa y halagadora.
Se libre de opinar como quieras y gracias por comentar.