Traducir la página

viernes, 12 de abril de 2019

Amor por la Hípica

Siempre me había gustado montar a caballo. Desde niño pedía a los Reyes Magos que me trajeran caballos de juguete y yo los montaba como si fuera un auténtico jinete.

De mayor, mi amor por la hípica se convirtió en frustración. Era un deporte carísimo, había que ser de la élite o millonario para poder practicarlo de forma amateur.
Ya pensaba que nunca podría cumplir mi deseo cuando por casualidad encontré el “Medallón de Zulo” en un zoco de mi ciudad. No pensé en utilizarlo para ser millonario o famoso, pensé solamente en cambiar de cuerpo con un jinete y poder cumplir mi deseo frustrado. En ese momento se me ocurrió: “Y ¿Porqué no ser jinete además de rico y famoso?” En seguida supe con quién iba a cambiar de cuerpo. No, no iba a ser un jinete, iba a ser una amazona.
Me escondí tras una puerta en las cuadras de la familia de Julia y esperé que pasara a mi lado para tocar su cuerpo con “el medallón de zulo” mientras yo los sostenía, Así intercambiaríamos cuerpo y podría ser para siempre la vida de amazona que vivía Julia.
Ya viene para acá, tengo que estar listo, ya se acerca…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En este blog no se moderan los comentarios, salvo que sean maleducados o faltones.
Recuerda que siempre es preferible una crítica negativa pero sencilla que una falsa y halagadora.
Se libre de opinar como quieras y gracias por comentar.